Free songs
Home / Articulos / ¿CÓMO SE PREPARABA EL PROFETA (pb) PARA EL MES DE RAMADÁN?
¿CÓMO SE PREPARABA EL PROFETA (pb) PARA EL MES DE RAMADÁN?

¿CÓMO SE PREPARABA EL PROFETA (pb) PARA EL MES DE RAMADÁN?

¿CÓMO SE PREPARABA EL PROFETA (pb) PARA EL MES DE RAMADÁN?
Se os ha prescrito el ayuno al igual que se les prescribió a los que os precedieron (2:183)
La obligatoriedad del ayuno, uno de los pilares del Islam, se produjo en el año segundo después de la Hégira. Pueblos anteriores ya habían ayunado con anterioridad, aunque su abstinencia podía ser distinta de lo que se practica hoy en día.
Ejemplo de ello, es el voto que ofrece a Allah (swt), María, la madre de Jesús, de no hablar, a modo de ayuno (Sura 19, aleya 26).
Aunque también tenemos el relato que nos dejó el propio Profeta (pb): Ciertamente el ayuno que más le gusta a Al-lah, de los ayunos voluntarios, es el que hacía el Profeta David […]Su ayuno era de un día de por medio, es decir, que ayunaba un día sí y otro no (Bujari y Muslim). Del cual, parece que se desprende que era un ayuno similar al que realizaba Muhammad (pb) y, por extensión, nosotros.
Para el caso de nuestro Profeta (pb), se sabe que ya había ayunado con anterioridad a la llegada de la primera revelación. Como publica Amr Khaled en el capítulo tercero de la Sirah del Profeta (pb): Hombre profundamente espiritual, [ya antes de que escuchara las primeras aleyas] Muhammad a menudo se refugiaba solo durante días y noches en la cueva de Hirá, cerca de La Meca, con el objetivo de pasar el tiempo ayunando y pensando en Dios.
Asimismo, ‘A’ishah, que Allah esté complacido con ella, dijo: El día de ‘Ashura’ era ayunado por la gente de Quraish en la época de la Yahiliah, y en aquel tiempo el Mensajero de Allha (pb), solía ayunarlo también. Luego, cuando el Profeta Muhammad (pb) llegó a Medina, también lo ayunó. Una vez fue ordenado el ayuno del mes de Ramadán, se dejó de ayunar en ‘Ashura’. Quien quería lo ayunaba y quien no, pues no lo hacía. (Ahmad y Abu Dawud).
Una vez se hizo obligatorio, podríamos decir que el Profeta (pb) se preparaba para este ayuno, de forma especial, desde el mes anterior, llamado Sha’bán o mes de la germinación.
De nuevo, A’ishah, que Allah esté complacido con ella, dijo: Nunca vi al Mensajero de Allah (pb), ayunar un mes completo aparte de Ramadán; y nunca lo vi ayunar más días en un mes como en Sha’ban. (Bujari)
Y esto porque es un periodo especialmente bueno como ayuno, tal y como lo explicó nuestro Profeta (pb) en el siguiente hadiz calificado por Al Albani como hasan: Este mes, que está entre Rayab y Ramadán, no lo tiene en cuenta la mayoría de la gente. En él, la cuenta de los actos humanos es presentada ante el Señor de los Mundos; por tanto, deseo que mis actos sean presentados cuando yo me encuentre ayunando.
Por lo que, tanto para preparar al cuerpo como para recabar hasanats, es importante no descuidar este mes anterior a Ramadán.
De la misma manera se desprende en este comentario de Salama Ibn Kuhail: Llamaban al mes de Sha’ban, el mes de los recitadores. Por la frecuencia con la que se leía Corán. Otra de las prácticas, con las que sería bueno prepararse, si es que no se realiza, como sería lo mejor, de forma regular durante todo el año.
Puesto que su recitación conlleva una generosa recompensa: Quien lee una letra del libro de Dios, tendrá recompensa. Y una recompensa, Dios la multiplica por diez. No digo Alif, Lam, Mim, una letra, sino Alif, una; Lam, otra; y Mim, también. (Tirmidi).
Igualmente nos ha llegado un du’a para implorarle a Allah (swt) que nos haga llegar con vida al bendito mes: Allahumma baarik Lanaa fi Rajab wa Sha’baan balighnaa Ramadan (Oh, Allah, haz que los meses de Rayab y Sha’ban sean benditos para nosotros y permítenos llegar al mes de Ramadán).
Para poder obtener, así, los numerosos beneficios que comporta este periodo fundamental dentro del calendario islámico.
Y es que, la importancia de una buena preparación queda resumida en este comentario de Abu Bakr Al Balji: El mes de Rayab es el mes de la siembra, el mes de Sha’ban es el mes de la lluvia y el mes de Ramadán es el mes de la cosecha. Y dijo también que el ejemplo del mes de Rayab es como el viento; el mes de Sha’ban, como la nube y el mes de Ramadán, como la lluvia. Quien no siembra y planta en Rayab, y no riega en Sha’ban, ¡cómo quiere recoger durante el mes de Ramadán!

Comments are closed.

Scroll To Top

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies